Cómo cambiar sus hábitos en el 2020 en 4 simples pasos

hábitos

Se acerca el Año Nuevo y, con él, la voluntad de cambiar algo en nuestras vidas. Algunas personas quieren dejar de fumar, ir al gimnasio con más regularidad o, por ejemplo, leer más libros. En resumen, todos queremos cambiar algunos hábitos diarios, porque de ahí vienen los grandes cambios. En este artículo veremos un método para establecer nuevos hábitos y eliminar los malos.

¿Qué son los hábitos?

De acuerdo con la ciencia, los hábitos son una forma de que nuestro cerebro ahorre energía. De hecho, cuando nos encontramos en una nueva situación o realizando una actividad diferente, nuestro cerebro utiliza la energía para averiguar la forma más eficaz de hacerlo. Pero también te debe haber pasado a ti para cerrar la máquina y volver porque no estabas seguro de haberlo hecho. Bueno, esto se debe a que cerrar la máquina es una acción que realizamos tan a menudo que nuestro cerebro no cree que sea necesario invertir energía para centrarse en lo que estamos haciendo. Esto es un hábito.


Pero entonces, ¿es posible cambiarlos?

¡Claro que sí! Y como dice James Clear en el libro Hábitos Atómicos, si no has tenido éxito hasta ahora, el problema no eres tú, sino el método que has utilizado.
Siempre James Clear propone en su best seller mundial, un método de 4 pasos que ya ha cambiado la vida de muchos y que, seguramente, le ayudará a alcanzar la vida que desea.
Estos pasos se pueden utilizar tanto para crear nuevos hábitos como para eliminar los malos. Veámoslos en detalle ahora.


1 – Hacer evidentes los nuevos hábitos

A menudo nos olvidamos de hacer nuestro nuevo hábito, no encontramos el tiempo o lo posponemos hasta que el día termina. Lo mejor para superar este problema es asociar este nuevo hábito con uno viejo, lo cual ya hacemos todos los días.


Así que podemos, por ejemplo, ir al gimnasio directamente después de salir del trabajo, leer una página de un libro antes de dormirnos, practicar la guitarra después de la cena. De esta manera, será imposible olvidarlo y el nuevo hábito se convertirá en automático en pocos días.

Por el contrario, si queremos eliminar un viejo hábito tenemos que hacer que cada estímulo sea invisible, porque es más fácil evitar las tentaciones que resistir. Así que si quieres comer más sano, deshazte de la comida basura de tu casa.

2 – Hacer atractivos los nuevos hábitos

Es fácil perder la motivación desde el principio, por lo que es importante recompensarse cada vez que hacemos un nuevo negocio. Por ejemplo, sólo podemos ver nuestra serie favorita después de haber practicado la guitarra o sólo podemos jugar a la PlayStation después de ir al gimnasio.

Sin embargo, para que un mal hábito deje de ser tentador, primero debes entender por qué lo haces. Si comes mucha comida chatarra, no es realmente el paquete de papas fritas lo que quieres sino algo que te anima. Si intentas otras formas de resolver este problema, como salir a correr o escuchar música alegre, no sentirás la necesidad de comer papas fritas la próxima vez que estés triste.

3 – Facilitar los nuevos hábitos

Los hábitos no dependen de la cantidad de tiempo que les dedicamos sino de la frecuencia de las repeticiones. Por lo tanto, inicialmente debemos esforzarnos por dedicar poco tiempo a la nueva actividad. Media hora en el gimnasio o incluso 10 minutos pueden ser inicialmente suficientes siempre y cuando se hagan constantemente. Si queremos leer un libro, podemos empezar con una página al día. En definitiva, intentamos que la actividad sea lo más fácil posible, para que se pueda realizar sin problemas y luego aumentar su duración una vez que el hábito ya es sólido.

Si, por el contrario, queremos dificultar un mal hábito, podemos, por ejemplo, dejar el teléfono móvil en otra habitación mientras estudiamos, quitar las pilas del mando a distancia y esconderlas en un cajón de la habitación. En resumen, pongamos obstáculos entre nosotros y nuestro mal hábito, para que tal vez nuestra pereza pueda venir en nuestra ayuda 😉

4 – Hacerlos satisfactorios

Los malos hábitos nos atraen porque nos dan una gratificación inmediata pero a largo plazo nos hacen infelices. Los buenos hábitos, por otro lado, funcionan de manera opuesta.
Es por eso que agregas una gratificación inmediata después de hacer algo positivo. Un ejemplo sería poner una cruz en el calendario para indicar que «incluso para hoy se hace».

Por el contrario, para eliminar un hábito negativo debemos encontrar un precio a pagar cada vez que caemos en la tentación. Podemos entonces pedirle a un amigo que nos ayude, y tal vez enviarle un mensaje cada vez que fracasamos. La idea de humillarnos con un amigo que quiere ayudarnos nos hará olvidarnos de comer esa rosquilla o de fumar ese cigarrillo.

Conclusión

La llegada del nuevo año es siempre un momento de reflexión y de nuevas intenciones. En este artículo hemos visto cómo podemos lograr nuestros resultados a través de los hábitos.
Con la esperanza de que le ayude a alcanzar sus objetivos, nosotros, el equipo de Mysugardaddy, le deseamos un nuevo año lleno de alegría y satisfacción!

¿Quieres leer nuestros próximos artículos? Síguenos en nuestras redes sociales para estar al tanto de las novedades del Blog de MySugardaddy España.